English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 5 de agosto de 2017

DOMINICOS DE AVRILLÉ: EL PROBLEMA DEL RECONOCIMIENTO CANÓNICO



"la solución canónica no es posible sin una Roma convertida doctrinalmente, y habiendo probado su conversión obrando en favor del Reinado de Nuestro Señor Jesucristo y luchando contra los adversarios de este Reinado"


LE SEL DE LA TERRE N° 101

EDITORIAL 
EL PROBLEMA DEL RECONOCIMIENTO CANÓNICO

De nuevo sobre la Iglesia conciliar

Sobre la iglesia conciliar, su existencia y su naturaleza, varios estudios han aparecido en Le Sel de la terre 1.
En Le Sel de la terre 59, la iglesia conciliar fue descrita como la sociedad de bautizados que se someten a las directivas del papa y de los obispos actuales en su voluntad de promover el ecumenismo conciliar y que, por consecuencia, admiten la enseñanza del concilio Vaticano II, practican la liturgia nueva y se someten al nuevo derecho canónico 2.
En Le Sel de la terre 97, la iglesia conciliar fue mostrada como una transición entre la Iglesia Católica y la Contraiglesia. La conclusión del artículo dio como ejemplo de esta transición el Hellfest, la fiesta del Infierno: en el corazón de la Vendée, más de cien mil jóvenes vienen desde hace algunos años en el verano a festejar al demonio. Entre sus abuelos católicos que festejaban el Corpus Christi y los nietos demoníacos, una sola generación conciliar bastó para hacer la transición.
Señalamos también: el “Pequeño catecismo del concilio Vaticano II” publicado en Le Sel de la terre 93 (primavera 2015), que muestra cómo la enseñanza del concilio fue influenciada por las ideas masónicas; las advertencias de la Contraiglesia (ver Le Sel de la terre 92, verano de 2015, pág. 134-138) y las “noticias de Roma” publicadas en Le Sel de la terre 89, 91 y 94, donde vemos que la Iglesia conciliar trabaja, juntamente con la masonería, en el establecimiento de un mundialismo laico.
De estos diversos estudios podemos sacar la siguiente conclusión: la iglesia conciliar es un instrumento entre las manos de la masonería para forzar a los católicos a trabajar, volens nolens, en el establecimiento del mundialismo, es decir, en la construcción del “Templo” masónico.
Mons. Lefebvre lo vio y lo anunció claramente en su “testamento espiritual”: La instauración de esta “Iglesia Conciliar”, imbuida de los principios de la Revolución Francesa, principios masónicos sobre la religión y las religiones, sobre la sociedad civil, es una impostura inspirada por el infierno para la destrucción de la religión católica, de su magisterio, de su sacerdocio y del sacrificio de Nuestro Señor 3.
Sacando de allí la justa conclusión:
Por eso todo sacerdote que quiere permanecer católico tiene el estricto deber de separarse de esta Iglesia conciliar, mientras ella no recupere la tradición del Magisterio de la Iglesia y de la fe católica. 4.
¿Se puede aceptar un reconocimiento canónico?
Cuando Mons. Lefebvre fundó la FSSPX (en 1970), obtuvo del obispo de Friburgo, Mons. Charrière, una erección canónica a título de pía unión. La obra de Mons. Lefebvre permaneció reconocida canónicamente durante cinco años.
Sin embargo, el 21 de noviembre de 1974, luego de una visita canónica a Écône por dos enviados de Roma, Mons. Lefebvre hizo una declaración que mostraba su rechazo de “la Roma de tendencia neomodernista y neoprotestante que se manifestó claramente en el Concilio Vaticano II y, después del Concilio, en todas las reformas que de él surgieron”.
Desde entonces la línea de demarcación entre las dos “Iglesias” estaba hecha.
Poco después, la “Roma de tendencia neomodernista y neoprotestante” recibió el nombre de iglesia conciliar por Mons. Benelli 5. Este nombre se le quedó. La “supresión” canónica de la FSSPX fue efectuada por Mons. Mamie el 6 de mayo de 1975. Mons. Lefebvre dijo que ésta era “irregular y en todo caso injusta 6”.
Esta “supresión” fue considerada nula por Mons. Lefebvre y todos los que seguían las reglas de la Iglesia católica, mientras que fue reconocida como válida por los representantes de la iglesia conciliar.
Sin embargo, desde hace algún tiempo, se habla cada vez más de un “reconocimiento canónico” de la FSSPX por las autoridades actuales del Vaticano. ¿Tal reconocimiento puede ser aceptado?
En sí, la regularidad canónica en la Iglesia católica es una cosa buena, e incluso necesaria. Mons. Lefebvre pidió esta regularidad en 1970 y la obtuvo.
Pero hoy, si se concede un reconocimiento canónico, sería en el marco del nuevo Código de derecho canónico. Es en este marco que la jurisdicción para los matrimonios fue concedida por el papa a la FSSPX 7.
Esta razón bastaría para rechazar este reconocimiento 8.
Además, tal reconocimiento, en las actuales circunstancias, tendría otros inconvenientes. He aquí algunos:
-El reconocimiento nos haría entrar en el pluralismo conciliar, estando reconocida la Tradición en pie de igualdad con los carismáticos, los Focolari, el Opus Dei, etc. Es la verdad puesta en el mismo nivel que el error, al menos en la opinión pública.
-Llevaría a nuestras capillas fieles decididos a permanecer conciliares, modernistas y liberales con todas las consecuencias, pues el debilitamiento de la fe acarrea la inmoralidad.
-Provocaría necesariamente una disminución en los ataques contra los errores profesados por las autoridades bajo las cuales nos encontraríamos directamente. Por otro lado, es fácil constatar que las autoridades superiores de la FSSPX ya han disminuido sus críticas a los errores actuales de Roma (año de Lutero, Amoris Lætitia, etc.)
-Finalmente, este reconocimiento pondría directamente bajo la autoridad de superiores, mismos que están sometidos a la influencia de la masonería. La Providencia permitió que Mons. Lefebvre y todos los que lo siguieron, estuvieran exentos de esta influencia de la masonería: sería una gran imprudencia someterse a ella voluntariamente. La masonería nació hace justamente tres siglos (24 de junio de 1717). ¿Logrará, después de haber destruido todos los Estados cristianos (obra de las revoluciones del siglo 18 al 20), luego subyugado a la Iglesia (plan de la Alta Venta, realizado por el concilio Vaticano II), extender su influencia sobre la obra de Mons. Lefebvre? Este sería su triunfo aparente sobre la tierra.

Por consecuencia, la solución canónica no es posible sin una Roma convertida doctrinalmente, y habiendo probado su conversión obrando en favor del Reinado de Nuestro Señor Jesucristo y luchando contra los adversarios de este Reinado.
____
1 — Ver especialmente Le Sel de la terre 34 (otoño de 2000), pág. 248; Le Sel de la terre 45 (verano de 2003), pág. 36-41: “Jean Madiran y la Iglesia conciliar”; Le Sel de la terre 59 (invierno 2006-2007), pág. 3-8: “Una jerarquía para dos Iglesias”; Le Sel de la terre 85 (verano de 2013), pág. 1-16; “¿Existe una Iglesia conciliar?” por Mons. Tissier de Mallerais; Le Sel de la terre 97 (verano 2016), pág. 24-44 : “Eclesiología comparada”.
2 — Editorial de Sel de la terre 59 (invierno 2006-2007).
3 — Mgr Marcel LEFEBVRE, Itinerario Espiritual siguiendo a Santo Tomás de Aquino en su Suma Teológica. 2e ed., Tradiffusion, Bulle, 1991, p. 23-24.
4 — Mons. Marcel LEFEBVRE, Itinerario espiritual, p. 31.
5 — Mons. Giovanni Benelli, 1921-1982, substituto de la secretaría de Estado, creado arzobispo de Florencia y cardenal en 1977 por Paulo VI, escribió en una carta del 25 de junio de 1976 dirigida a Mons. Lefebvre de parte del papa: “[Si los seminaristas de Ecône] son de buena voluntad y seriamente preparados en un ministerio presbiterial en verdadera fidelidad a la Iglesia conciliar, nos encargaremos inmediatamente de encontrar la mejor solución para ellos”
6 — Mons Bernard TISSIER DE MALLERAIS, Marcel Lefebvre, Étampes, Clovis, 2002, p. 510.
7 — Ver más adelante, en este número de Sel de la terre, el expediente sobre este asunto.
8 “No podemos contentarnos con una disciplina particular para la Fraternidad; nosotros rechazamos este nuevo Código porque es contrario al bien común de toda la Iglesia, a la cual queremos defender”. P. Jean Michel GLEIZE, Courrier de Rome n° 499 de mayo 2017.